Fecha: 20 de noviembre, 2020

Si desea leer la nota en Los Andes, haga click aquí

LOS ANDES: Con destino al blue, bonos y a la construcción se fueron $ 111.000 millones de plazos fijos

La suba de tasas de plazo fijo que impuso al Banco Central al 37% anual no alcanza al 52,1% anual que pronostica de inflación para los próximos 12 meses el Relevamiento de Expectativas de Mercado que elabora el propio BCRA.Será por eso, quizás, que los depósitos del sector privado en plazo fijo cayeron $ 111.470 millones entre fin de septiembre y fin de octubre, al disminuir de $ 2179.379 millones a $ 2067.909 millones, lo que representa una caída del 5% según datos del BCRA.El porcentaje es mayor si se toma los plazos fijos en dólares, que pasaron de u$s 4009 millones a u$s 3757 millones en los últimos 30 días, lo que equivale a una baja del 8,5%. Tasa del 0,5% anual no es demasiado atractiva, y los bancos no ofrecen más porque luego no tienen a quién prestarle esas divisas.
Miguel Arrigoni, de First, lo atribuye a la generación de inestabilidad financiera y cambiaria que genera las nuevas leyes que quieren sacar, como el impuesto a la riqueza, que castiga a la inversión.Pablo Repetto, de la consultora Rubinstein, señala que esta caída de depósitos en pesos del sistema es consecuencia de la dolarización y baja de plazos fijos para comprar blue: “En ese caso los plazos fijos quedarían transformados en circulante si quedara todo en la economía informal. Eventualmente podría volver al sistema vía algún esquema medio gris donde se mezcle pesos blanco y negro”.

“El punto de partida de la caída es con las medidas del 15 de setiembre pasado. Ahí hay múltiples impactos que (sin contar las turbulencias cambiarias que generaron) impactaron sobre la confianza de los depositantes y en la demanda de dinero”, destaca Amdrés Mendez, titular de AMF Economía.

A partir de ese efecto generado, los depósitos en dólares se tradujo en un retiro de fondos que actualmente estaría deteniéndose aunque no para el caso de los depósito a plazo en divisas que promedian un descenso semanal de U$S 40 millones. o sea, corrimiento hacia colocaciones más líquidas.
En el caso de los depósitos a plazo en pesos, a partir de mediados de setiembre no se registró crecimiento nominal (y menos real) y permanecen en los niveles de aquella época. Ni siquiera registraron un crecimiento vegetativo que sería acumularle al capital los intereses que se van generando.
La conducta de los depositantes en dólares estuvo gobernada por el temor a que sus fondos fueran utilizados para otros fines, algo que a la fecha se va disipando.

En el caso de los depositantes a plazo en pesos, Méndez ve también un corrimiento hacia la liquidez, pero además un requerimiento de mayores tasas de interés que el mercado de bonos captó perfectamente.
De mediados de setiembre a la fecha, los bonos actualizables por BADLAR que tenían una TIR equivalente a la tasa de un plazo fijo minorista, elevaron el retorno en casi un punto porcentual mensual (de 2,7% a 3,5% mensual). Los plazo fijo siguieron con su rendimiento inalterable hasta hace unos días atrás, cuando elevaron su rendimiento al 3,0% mensual. O sea, quedaron desequilibrados en su rendimiento frente a la fenomenal “tormenta” que operó a partir de mediados de setiembre.

“Las tasas más atractivas de otros instrumentos como obligaciones negociables, títulos públicos indexados o dolarizados, y acciones, tientan a los inversores a salir del plazo fijo, a su vez, los precios rezagados de la construcción (en dólares), y algunos productos de la economía que incipientemente comienzan a incrementar su demanda, también estarían generando este impacto de baja”, afirma Hernán Schvarz, titular de la consultora ETR.

“Hay una desesperación de la gente por refugiar sus pesos en el activo que sea que lo proteja en su poder adquisitivo, y si es posible dolarizarlo. Es un tema de desconfianza de la economía, entonces la gente huye del peso como sea, la reacción es como en los ”80, desde comprar autos hasta alimentos no perecederos”, precisa Mariano Sardáns, CEO de FDI.

Cuenta que viene de una reunión con 20 empresarios que venden bienes durables (desde electrodomésticos, maquinas herramientas, ladrillos, hierro y cemento) que no paran de vender.

 
Scroll to top